Cargando Eventos

« Todos los Eventos

Pentecostés

18 mayo » 10:00 14:00

«Dios da el Espíritu sin medida» (Juan 3, 34).

Con gran alegría te invitamos al encuentro de Pentecostés, que tendrá lugar el día 18 de mayo de 2024 en el Seminario La Inmaculada.

Donativo: my.weezevent.com/www.somoshijosdedios.org

¡Ven, Espíritu Santo!

Pentecostés 2024

Queridos hermanos y amigos en Cristo:

Con gran alegría, la Comunidad Somos hijos de Dios os invita a vivir la Vigilia más importante del año para todos los cristianos, la plenitud de la Pascua, la Gran Fiesta de Pentecostés, el derramamiento del Espíritu Santo para renovar a la Iglesia con la Fuerza y la Vida que nos trae el Espíritu Santo. Por eso, esta Vigilia no es el final de los cincuenta días de Pascua, es el inicio del camino con Jesús, pero de una manera totalmente diferente. Deseamos compartir con cada uno la Fuente de la Gracia, el Don que contiene todos los Dones. Deseamos que tengas la experiencia del Bautismo en el Espíritu Santo que trae para todos como un nuevo y perenne Pentecostés. Tal y como dijo el Apóstol Pedro: «Porque la promesa es para vosotros y para vuestros hijos y para todos los que están lejos, para tantos como el Señor nuestro Dios llame» Hch 2, 39.

Experiencia que nuestro Papa Francisco insiste que sea extendida a toda la Iglesia. Porque esta corriente de Gracia no pertenece a la Renovación carismática, sino que es para todos. Para que los dones espirituales sean liberados y activados en la Iglesia de hoy (en mayor grado), debemos volver a la «enseñanza elemental». La que hizo nacer a la Iglesia, y en la que se apoyaba para evangelizar con la Fuerza que viene del mismo Dios, para: «Que vuestra fe no se apoye en la sabiduría de los hombres, sino en el Poder de Dios» 1 Co 2, 5.

El mundo quiere energías renovables, y la Iglesia también la necesita. Esta energía renovable es el Espíritu Santo. Para activar al Cuerpo de Cristo, tal y como fue el propósito de Jesús. «Ellos se fueron a predicar por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban» Mc 16, 20.

De la misma manera que Jesús pidió a sus discípulos que aguardasen para recibir la Promesa: «Y he aquí, yo enviaré sobre vosotros la promesa de mi Padre; pero vosotros, permaneced en la ciudad hasta que seáis investidos con poder de lo alto» Lc 24, 49. Nos invita AHORA.

Con fe expectante, convencidos de que Jesús lo va a hacer, porque Él desea que seamos llenos de su Espíritu. Para recibir el Bautismo en el Espíritu Santo que es un trasplante de corazón, nos da Su Corazón, el Corazón de Dios. Y Él desea para todos estar abiertos a recibir, sin miedo, los dones que nos darán la ayuda para construir la Iglesia con la que Él está soñando: ¡una Iglesia VIVA, una Iglesia en VICTORIA!